Nena leda en el bosque encantado


La idea de esta Colección surgió de la necesidad de  hacer algo primaveral. Me gusta mucho la mitología de todas las culturas,  así que mi primera referencia fueron personajes como Flora y Perséfone...  luego pensé en algo mas local, las xanas asturianas,( en honor a mi abuela), y más genérico, como las ninfas. Todas tienen en común  una ropa muy vaporosa, y después de la satisfactoria experiencia de "vestir" las figuras de Nena leda con  trapillo (ver nenas ledas trapillo) me animé a probar con el tul y la organza.

Así surgieron las Ninfas Nena leda (espíritus divinos que animan la naturaleza), y posteriormente las Nenas Hadas de las Flores (protectoras de la naturaleza) , la idea era recrear un bosque mágico en plena explosión primaveral, que es de hecho una iconografía que no le era en absoluto ajena a Nena leda, ya que le encanta la naturaleza, los bosques en concreto y lo fantáscico en general. Precedentes: las caja seta, el abanico ninfa  o la propia casa árbol.







Para reforzar el carácter etéreo de estos personajillos me decanté además por usar colores menos saturados que de costumbre. Todas miden unos 7 cm (o menos). Sus vestidos están realizados con organza. Las monté todas con cadena de oro viejo, pero pueden hacerse también en plata. No hay dos iguales. De todas ellas hay colgante, pulsera y pendientes, se venden por separado y son personalizables.

Una ves realizadas estas primeras piezas fue inevitable empezar a pensar en qué otro tipo de personajillos podían habitar ese bosque: las siguientes fueron las  Sílfides (espíritus del aire) , lo que me llevó a volver a los colores saturados e intensos propios de Nena leda. Esta primera la hice en verdes y azules, por que se supone que tienen alas de libélula. Pero tengo en mente realizar este diseño con más combinaciones de colores, (a ver si tengo tiempo ;), concretamente en fucsias y naranjas por que me encanta el mito según el cual: "despiden una luz de color rojo o naranja desde sus alas,  razón por la cual los cielos se enrojecen al atardecer después de un día lluvioso." . Mide tan solo 5 cm y el vestido es de tul con brillos.



Después vinieron las Duendecillas ledas, que, como seres terrestres que habitan entre flores y setas, las concebí también en colores intensos. Van vestidas con tul y  el pelo está realizado con trapillo trenzado. En este caso las monté como broche, pero, como siempre, pueden ser colgante y son personalizables. Miden 5,5 cm.



Después de "disfrazar" a Nena leda de tantos personajes fantásticos (y alguno más que espero ir añadiendo a la colección, se admiten sugerencias) pensé que en este bosque debía haber también Nenas "normales" jugando en él, explorando, curioseando ávidas, de llevarse algo de toda esa magia consigo.Y cree a la Nena leda cazamariposas (con cazamariposas realizado con alambre, hilo y tul), y la Nena leda exploradora propiamente dicha, con un frasquito de cristal (de 2,5 cm) y tapón de corcho, en el que hay una luciérnaga con alas de tul. Ambas figuras miden 6 cm.



Podéis ver todos estos artículos con sus características técnicas individualizadas y sus precios en el catálogo.

Tooodas las figuras y sus accesorios están modeladas con pasta de papel maché (celulosa), pintadas en acrílico y barnizadas. Me preguntáis much@s: qué es eso de la pasta de papel?, En realidad ya os hablé de ella cuando la descubrí, pero la familia va creciendo y está bien repasar cosas :)

La pasta de papel maché la venden hecha en paquetitos, como el fimo o la arcilla. Está hecha a base de papel reciclado (celulosa), agua y cola, así que es totalmente respetuosa con el medio ambiente. Se trata de un concentrado, es muy densa, su tacto a la hora de trabajar es muy similar al de la arcilla, con la ventaja de que no hay que cocerla (seca al sol), lo que la hace aún más ecológica. Una vez seca es dura y resistente ,  y no se rompe si se cae al suelo, etc. Es rompible (como todo en la vida), pero hay que maltratarla muucho. Yo además refuerzo todas las piezas  (sean del tamaño que sean) internamente con alambre y/o madera, deformación adquirida haciendo esculturas sin duda, por que soy consciente de que en ciertos tamaños, como los colgantes, no sería necesario.




Además es muy ligera, así que las piezas son muy cómodas. A mi me encanta por todo esto, y por que me permite además pintarla a mi gusto y utilizar sombras y luces en lugar de colores puros y planos. O cambiar de color sobre la marcha si una combinación que tenía en mente no me convence. La pinto siempre con acrílico, y la barnizo con barniz con base al agua, manteniendo así el espíritu ecológico de las piezas. Ojo!! que esto no implica que no se puedan mojar: a ver,  no es plan ponerlas  a remojo, pero no pasa nada si se salpican, e incluso es recomendable para su mantenimiento (para quitarles polvo, y se soban algo por el uso) pasarles un pañito húmedo.